Home » Destacadas, Headline, La Ciudad

El Congreso de la Nación inicia el camino para convertirse en un edificio sustentable

18 Mayo 2017 Comentarios

Durante esta semana pegaron en el Congreso carteles con consejos: “Quemá calorías, no energía”, “Apagá la luz por favor” y “Cuidá el agua”, en una iniciativa ambiental que busca convertir al Legislativo en un edificio sustentable y modificar los hábitos de quienes trabajan allí.

“Quemá calorías, no energía”, “Apagá la luz por favor” y “Cuidá el agua” son algunos de los consejos que sorprendieron esta semana a los diputados en carteles pegados en las escaleras, ascensores, junto a los interruptores de luz y en los baños del primer piso del Anexo H del Congreso, en una iniciativa ambiental que busca convertir al Legislativo en un edificio sustentable y modificar los hábitos de quienes trabajan allí.

La firma ayer de un convenio de Certificación Ambiental con Ecohouse, una asociación civil sin fines de lucro, abrió la puerta al proyecto “verde” que incluye la colocación de contenedores de residuos diferenciados para reciclaje en los pasillos, que recorren por estos días jóvenes de la ONG para capacitar a legisladores y empleados en el ahorro de energía y agua e incentivar el uso de la bicicleta como medio de transporte.

“¿Ustedes reciclan en sus casas?, ¿saben como reciclar?, pequeñas acciones multiplicadas pueden generar grandes cambios.

Los convocamos a estas pequeños cambios de hábitos para que el Congreso sea más sustentable”, les dice a los diputados Sofía Cinque, una licenciada en Ciencias Ambientales de 25 años e integrante de Ecohouse.

La iniciativa se plantea en etapas, por las cuales en un plazo mínimo de seis meses las acciones pasarán del Nivel Bronce, que es el básico e incluye colocación de cartelería y contenedores y charlas didácticas, a la etapa Plata y luego la Oro, cuando el Congreso se convertirá en lo que se denomina “Oficinas Conscientes”.

La certificación final, Oro, implica haber cumplido los otros niveles e incluye la implementación de energías renovables, huerta, compost (reciclaje de alimentos).

“La idea es comenzar con capacitaciones, cartelería y gestión de residuos como primer paso y apuntar a llegar al compost (reciclaje de la comida), paredes verdes y paneles solares; además de firmar otros convenios con el ministerio de Energía y Transporte para promover el transporte sustentable”, contó a Télam la secretaria administrativa de la Cámara de Diputados, Florencia Romano, a la par de la firma del convenio el miércoles.

La funcionaria explicó que el proyecto dio su primer paso en el anexo H de Diputados con la capacitación y concientización “a diputados y empleados de servicios generales sobre los cambios de hábitos de reciclaje y la nueva cartelería, para luego hacerlo extensivo a toda la Cámara”.

“Los cambios son graduales, no se trata de poner paneles solares en el techo del Congreso y listo. Si primero no hay un compromiso real de las personas que habitan el espacio, no se cambia nada”, dijo por su parte Máximo Mazzocco, titular de Ecohouse, que actúa en dependencias oficiales, escuelas y empresas.

“Empezamos con lo básico, capacitaciones, los carteles van a ayudar a crear el hábito de apagar la luz, colocar el aire acondicionado en 24, cerrar las canillas cuando no se usan y utilizar las escaleras en vez del ascensor”, comentó Mazzocco, cuya ONG realizará un seguimiento semestral para constatar si el Congreso puede alcanzar el objetivo de transformarse en “Oficina Consiente”.

Pero el primer paso pretende que las personas obtengan conocimientos básicos en relación al manejo de residuos y conozcan lo que en el ámbito ambiental se denomina como “Las tres R”: reducir el consumo, reutilizar y reciclar. Cuando logran separar correctamente los residuos, reducen el consumo, la energía y el agua.

Tras golpear la puerta de los despachos, Cinque repite ante diputados, algunos atentos y otros impacientes o desinteresados, el mensaje “verde”.

“Hay que aprovechar la luz solar, colocar el aire a 24 grados, reducir el consumo de agua, reutilizar frascos de vidrio, vasos, macetas, imprimir doble faz las hojas o mejor no imprimir, y el tercer paso, es reciclar; plástico, cartón, vidrio”, aconseja.

Y antes de irse, avisa: “Esto ya es una oficina consciente pero hay que cumplimentar los pasos, nosotros vamos a seguir viniendo y les vamos a mandar encuestas de opinión para ver como siguen”.

Dejanos tu comentario y ganá: